dimecres, 15 de juny de 2011

Domus Alba

Badalona rescata un prostíbulo romano
La `Domus Alba´ es el lugar donde un grupo de artistas muestran restos arqueológicos apócrifos, con lo que se recrean antiguas prácticas sexuales


Ahora que Barcelona se acaba de despedir de su particular casita blanca, la ciudad de Badalona recupera la Domus Alba, una réplica de lo que sería un prostíbulo en la época romana. La principal diferencia entre ambas, es que si la primera existió de verdad, convirtiéndose en uno de los locales legendarios de Barcino, la que hay en la antigua Baetulo es completamente inventada. A pesar del importante trabajo de documentación que hay detrás del proyecto, nada de lo que se muestra en ella existió realmente. Son apócrifos, una simulación hecha con la finalidad de disfrutar del pasado romano de la ciudad.

El Imperio del placer

El proyecto se empezó a gestar hace unos cuatro años. Vecinos del barrio de Dalt la Vila encontraron en el número 29 de la calle Lladó, destinado hasta el momento a la asociación de vecinos, el lugar perfecto para dar rienda suelta a su imaginación. Y así nació la Domus Alba una muestra que incluye los supuestos restos arqueológicos encontrados en el lugar, como piezas escultóricas o pinturas que recrean lo que debía de ser un prostíbulo de la Badalona romana. La exposición, elaborada por diferentes artistas plásticos, escritores, sexólogos o historiadores pretende, según aseguran sus responsables, “dar a conocer el erotismo y la practica sexual en tiempos del Imperio romano. La muestra se completa con la edición de un libro, un documental y un espectáculo poético musical que tiene lugar determinados sábados.

Restos arqueológicos

La iniciativa ha hecho posible la creación de un blog con toda la información de la Domus Alba, las piezas que en ella se exponen y los horarios de visita. En este espacio, los artistas reconocen que se trata de elementos apócrifos, con los que han tratado de mezclar el juego erótico y el humor. Así, el visitante puede observar con detenimiento, poemas amatorios, grafitos hechos en algún banco, dietarios, murales o falos totalmente innovadores. Una de los elementos más espectaculares es la denominada columna del “colom picapolla”, que según sus creadores, “podría hacer referencia al despertar sexual masculino”.

En la muestra han participado más de una decena de artistas de diferentes disciplinas que han contado con la colaboración de la Asociación de Vecinos de Dalt la Vila. La exposición se podrá visitar hasta el próximo 10 de julio.

www.lavanguardia.com