dissabte, 3 de desembre de 2011

Descubren unas piscinas romanas en la Part Alta



Hasta el momento no se sabía exactamente cómo era el interior de la Plaça de la Representación, cómo estaba configurada o a qué se destinaba tanto espacio (175 metros de ancho por 318 de largo). Situada en época romana entre la plaza que albergaba el Templo de Augusto y el circo romano (actual Plaça de la Font y alrededores), se sabe que era una de las plazas más grandes del Imperio romano, pero, ¿qué función tenía la Plaça de la Representación?
Ahora los arqueólogos avanzan importantes novedades relacionadas con este espacio. El control arqueológico que se realizó durante el cambio de alcantarillado de la calle de la Nau y su posterior investigación ha dado sus resultados. «En marzo de 2010 salieron a la luz unas termas tardorromanas en la calle de la Nau», explica César Pociña, arqueólogo de la empresa CODEX. El descubrimiento de las termas ya es por sí mismo importante, pero Pociña va más allá. «Estas termas se sustentan sobre un pavimento distinto, concretamente sobre lo que fueron unas piscinas datadas alrededor del siglo I dC y que por tanto se enmarcan dentro del denominado proyecto Flavio. Hemos descubierto tanto el pavimento de las piscinas como el del muro perimetral, y hemos podido relacionarlo con hallazgos similares de la calle Calderers».
Este descubrimiento supone un importante avance para saber cómo era la Plaza de la Representación en época romana. Todo parece indicar que en este espacio se encontraban unas piscinas y que tenían una función decorativa. «Y es que en época romana era muy habitual construir tanto piscinas como termas», añade César Pociña.
«Los romanos tenían una moda arquitectónica bastante marcada. De esta manera, si nos fijamos en cómo era el Foro de la Paz, construido por el emperador Vespasiano en Roma en el siglo I dC, podemos comprobar que allí había una estructura semejante», añade el arqueólogo. Las investigaciones apuntan a la poca profundidad de estas piscinas, poco menos de un metro.
Las termas tardorromanas
Sobre ese pavimento se construyeron siglos más tarde las termas romanas, cuando esta plaza empezó a ser ocupada como zona de hábitat. Durante el control arqueológico se halló un sistema hipocáustico (una estructura que permitía calentar el agua y las habitaciones) que se utilizaba como método de calefacción de las termas.
Estas conclusiones se han expuesto recientemente en unas jornadas que tuvieron como objetivo conocer, debatir y publicar los trabajos arqueológicos realizados en los últimos años sobre Tarraco.